Xoves, 25 Apr. 2024

Actualizado10:50:26 PM GMT

Estás en Baiona Empresarios y vecinos rechazan las bandas sonoras en Baiona

Empresarios y vecinos rechazan las bandas sonoras en Baiona

Correo-e Imprimir PDF

Comerciantes, empresarios y habitantes de Baiona manifiestan su descontento con la colocación de hitos y bandas sonoras, así como con los aparcamientos, según se desprende del resultado de las 2.500 encuestas realizadas en la localidad, según puso de manifiesto la Concejalía de Turismo.

Benigno Rodríguez Quintas declara que "a ese malestar se suma la Concejalía de Turismo (de la que es titular), haciéndose eco de las numerosas quejas de los visitantes recibidas durante todo el verano en la Oficina de Turismo del Paseo de Ribeira y en el Centro de Atención al Turista de la calle Ventura Misa".

Según el edil de Turismo, "las críticas se centran en que tales medidas se consideran exageradas y perjudiciales para el turismo y el comercio en general". Prosigue: hacen excesivamente lenta y molesta la entrada en la villa.

Los encuestados proponen alternativas como la instalación de semáforos en determinados puntos y un control del tránsito rodado por la Policía Local. Rodríguez Quintas es socio de gobierno (VIB) del alcalde, que no consensuó la medida.

Las bandas sonoras provocan el primer enfrentamiento en el gobierno baionés
 
Las relaciones entre los miembros de la coalición de gobierno no son fáciles y, pasados los primeros cien días de gestión, las desavenencias ya empiezan a hacerse palpables. Uno de los puntos de fricción entre socialistas e independientes son las bandas sonoras que Luis Carlos de la Peña ordenó instalar en los principales accesos del municipio para limitar la velocidad de los vehículos. A las críticas de algunos empresarios por los temblores que tienen que padecer cada vez que pasan vehículos de alto tonelaje, se suma ahora la del propio concejal de Turismo y primer teniente alcalde, Benigno Rodríguez Quintas. El ex-regidor califica la medida de su socio como «exagerada y perjudicial para el turismo y el comercio en general porque hace excesivamente lenta y molesta la entrada en la villa». Quintas, recogiendo también las opiniones de los vecinos por medio de una encuesta, propone la instalación de semáforos en algunos puntos y un control más exhaustivo por parte de la policía local.